Un amigo de Chamán-chamán

Chamán-chamán ha traído masa de pan, es rosada porque tiene fresa y algo más; pretende construir un juguete nuevo
con el que pasee sin impedimento. No sé donde encontró la masa, no hay panaderías cercanas, seguramente la preparó con agua y un poco de harina leudada.

Le hace patas largas, así dará grandes marchas; también cola de perro, para que la menee cuando se sienta placentero. Un cuerpo ancho para que soporte el peso de sus remedios mágicos, porque él va sanando a quien enfermo ha estado.

Chamán- chamán lo observa, le falta una nariz bella, decide ponerle una lechuga, así recordara que la ensalada es suertuda, da fuerza como ninguna.

―¿A qué Olerá?― se pregunta la fresa que por ahí está, entonces dice Chamán-chamán ―Cabapan huele a huerta, amor y paz.

Chamán-chamán va con él a todo lado, será quién lleve las monedas de chocolate que ha comprado, recordemos que este es un curandero, que con ellas soluciona las molestias que estamos sintiendo.

Copyright © 2019 Margarita Palomino
Todos los derechos reservados- All rights reserved



Diseño @marpa es un regalo de @iaberius

Deja un comentario